¿Por qué la misma botella es más cara en un restaurante que en una tienda?.

diferencias_de_precio_botellas_bar_tienda

¿En cuantas ocasiones nos hemos fijado que nuestro vino favorito cuesta el doble o el triple en la carta de un restaurante respecto al precio al que lo compramos en una tienda o en el super?.

En muchas ocasiones, el consumidor se indigna cuando observa esta diferencia de precios protestando cuando ve que la botella que ha comprado por “x” dinero para beber en casa le va a costa “2x” (o más) en el restaurante”.

¿Está justificada esta diferencia de precio?… veamos algunas diferencias entre los modelos de negocio y hostelería… entendiendo “hostelería” como un restaurante donde nos sentamos a comer (o cenar).

1.- Personal: Un negocio de hostelería necesita mucho más personal para atender a un cliente que una tienda o un supermercado, simplemente el abrir un negocio de restauración necesita de más empleados que un local comercial (cocina, limpieza, servicio,…).

2.- Local de ocio: Los servicios que tiene que dar un local de hostelería a sus clientes son mayores que los que debe de dar un comercio o gran superficie, por ejemplo los  servicios, que deben de estar adaptados para personas de movilidad reducida y abiertos al público.

3.- Gasto energético: Un local de restauración tiene un gasto energético mayor que un comercio, ya solo por la maquinaria que tiene que tener para desempeñar su función (cámaras frigoríficas, cocinas, lavavajillas, …).

4.- Inversión: La inversión necesaria para transformar un local en un restaurante es mucho mayor que la sería suficiente para montar un comercio (cocina, servicios abiertos al público,…), recordemos que será un lugar de ocio y la reglamentación a cumplir para obtener una licencia de apertura es mucho mayor (seguridad, insonorización,…).

5.- Servicio: Para poder disfrutar de nuestra botella de vino, el restaurante ha de tener cierta infraestructura, como por ejemplo: copas de vino, cámaras de conservación, cubiteras, máquina de hielo, cámaras enfriadoras, etc… a todo esto hay que sumar los costos también de “recogida” (limpieza de copas, platos,…).

6.- Obligaciones: Las obligaciones para con los entes públicos es mayor, los seguros son más caros, la legalidad a cumplir es más “quisquillosa” (ya que se da de comer a mucha gente todos los días).

Así pués, como pueden observar, mantener abierto un local hostelero (en teoría) es más caro que mantener abierto un local comercial.

Claro está que esto no es adaptable al 100% de los locales hosteleros ni locales comerciales, todo depende del tipo de trabajo y de como se desarrolle dentro de cada negocio… hay tiendas que pueden ser mucho más caras de mantener que ciertos locales hosteleros.

No dudemos en que nos mosquearemos si nos cobran los mismo por una botella en un restaurante donde el servicio ha sido ideal, el menú amplio, los camareros atentos, la recomendación de “metre” correcta, la comida deliciosa y el vino a la perfecta temperatura en copa adecuada, que en un bar de “malamuerte” donde prácticamente nos han arrojado el vino que hemos pedido para acompañar el bocadillo de tortilla de patata sentados ante una mesa que necesitaría un buen pase de paño.

No obstante no todo va a ser defender el precio en hostelería… en ocasiones nos hemos encontrado con auténticos abusos y hosteleros que se quejaban de que no se vendía un vino por 25€ que fácilmente se podía encontrar a 6€ en el supermercado de al lado.

Un detalle que la gente no suele conocer es la diferencia de IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) que se paga por beber vino en un bar con el que se paga por comprar vino en una tienda.

Mientras que en la tienda, al comprar una botella de vino, este precio viene grabado con un 21% del IVA, en un restaurante, al comprar una botella de vino, el precio viene grabado con un 10% del IVA (A no ser que sea un local con espectáculo, con licencia especial y a altas horas de la noche que se tributa también con un 21%). Es decir, que si compramos una botella de 10€ en una tienda, 1,735€ son impuestos grabados, mientras que si compramos una botella de 10€ en un restaurante, tan solo 0,909€ son impuestos (también recordemos que si pedimos unos huevos fritos en un restaurante nos aplicarán el 10% mientras que si los compramos en una tienda nos aplicaran el 4%, el IVA superreducido).

El IVA suele venir reflejado en el precio final, de hecho, es ilegal mostrar precios de venta al público (en un menú, tienda online o supermercado) que no lleven ya sumado la parte proporcional del IVA (aunque luego lo podamos ver en el ticket de compra o factura desglosado).

Cuando nos hablan de que cuando un restaurante compra un vino como inversión y tiene que recuperarla, hay que tener en cuenta que seguramente el vino que ha comprado la tienda es en mucha mayor cantidad (así que no nos vale esta justificación que hemos escuchado y leído en ocasiones).

Entonces… ¿Es verdad que los hosteleros abusan del precio de los vinos?… pues depende del local y sus circustancias, en ocasiones nos encontraremos vinos a muy buen precio, tan solo unos euros por encima de su precio en tienda y en otras ocasiones nos encontraremos botellas que lo triplican y ya dependerá de que sabiendo todas estas cuestiones, valoremos si el precio era el adecuado o por el contrario nos han sableado.

Ahora con internet accesible desde cualquier teléfono móvil es muy fácil conocer el precio de mercado de una botella de vino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s